04 de marzo de 2021 2

4 Hermanos que aportan al mundo y dos padres que lo hicieron posible

Familia Chicheri

Algo hicieron bien mis padres.

Quizás no fueran los más presentes (trabajaron mucho), quizás no fueran “padres-amigos” en el concepto que ahora se tiene, quizás, quizás, quizás… Quizás, lo más probable, fueran como cualquier otra pareja que trae nuevos seres a este mundo: trataron de dar lo mejor a su descendencia que, como siempre, viene sin manual de instrucciones.

Pero hay algo que tengo claro. Hay algo que no es un “quizás” y es un “seguro”. Y es seguro que hicieron muy bien su trabajo en cuanto a los valores que nos inculcaron.

Y no hablo de valores políticos, ni religiosos, hablo de estos valores que nadie puede dudar que son buenos.

¿Esta historia de dónde viene?

Ya sabéis que mientras nado se me ocurren las mejores ideas y vienen a mi pensamientos con más claridad que en otros momentos.

Pues estaba yo nadando y en mi mente aparecieron mis hermanos ¿qué tenemos en común?

A primera vista, nada.

Pero yo, que nos conozco, en ese momento lo vi con claridad: tenemos en común nuestras profesiones (aunque no sean las mismas), aquello que hemos elegido hacer.

TANO

Alejandro (Tano) es mi hermano mayor, ocho años mayor que yo.

Es curioso, cuando he ido a buscar un enlace sobre él en Google no he encontrado nada que haga justicia a lo que es él en el plano profesional; pero os haréis una idea si buscáis en “Alejandro López-Chicheri WFP”.

Tano trabaja en el Programa Mundial de Alimentos de la ONU y creo que es un tío importante allí. Una vez, cuando le pregunté qué hacía, me dijo que cuando sucedía algo terrible en el mundo le llamaban a él y a su equipo para entender la magnitud del problema. Luego, ellos tenían que buscar la manera de conseguir alimentos para solucionar esa pata del problema.

Como anécdota os cuento que Tano disfruta, las pocas veces que viene a relajarse a España, leyendo revistas del corazón. Cuando le preguntas por qué su respuesta es:

  • Veo tanta miseria en el día a día de mi trabajo que es mi manera de conectar con “la realidad” del mundo.

Curioso escuchar esto de una persona que, desde pequeñito, devora cualquier libro que cae en sus manos. Pero, conociendo su trabajo, entiendo esta vía de escape.

En definitiva, es una especie de héroe anónimo.

 JAVI

Javi es mi hermano pequeño, 8 años menor que yo. Es un espíritu libre y un chaval lleno de amor.

Javi empezó algunas carreras, aunque él no eligió ninguna. Creo que por el mismo motivo que yo: a los 18 años, cuando la mayoría de los chavales ya tienen cierta madurez, nosotros aún pensábamos en jugar.

Mi madre, tras algunos intentos míos de estudiar algo, decidió que yo debería estudiar hostelería y, como me había ido bien, pensó que a Javi también le funcionaría. En mi caso seguí en cierta manera vinculado a la hostelería, en concreto a la rama hotelera pero como consultor; en el caso de Javi, como le encanta la gente, disfrutaba mucho en la barra de un bar, sirviendo copas y cuidando a sus clientes.

Pero, a diferencia del camino que yo elegí, el de barman es un camino muy duro y con poco potencial de crecimiento. Llegó un momento en el que, a pesar de seguir amando esa relación con el cliente, su día a día no le permitía disfrutar de lo que más ama: sus perros, su familia, sus tomates y, en definitiva, su libertad.

Entonces fue cuando nos empezó a hablar de su “Ikigai” (aquello en lo que es bueno, que le gusta, que el mundo necesita y por lo que podrían pagarle) aunque él no lo llamó así.

Y fue eso lo que permitió que hoy tengamos a Javi Chicheri – Jardinero de Guerrilla  (si queréis conocerle más, aquí os dejo una entrevista que le hice)

Permitidme que cuente una anécdota para hilarlo con mi reflexión sobre Javi:

  • La anécdota: Mi madre fue un buen día a una bruja, supongo que a preguntar por su futuro. La bruja, en un momento de la adivinación, le dijo: “Tu hijo Javier será un gran sanador”.
  • La reflexión: La comida sana es la mejor manera de curar a las personas y, por lo tanto, la bruja acertó.

BÁRBARA Y ALEJANDRA

Bárbara es mi hermana mayor, nueve años mayor que yo, pero hace ya unos años nos dejó.

Nos dejó “sin Bárbara” pero dejó lo mejor de ella: su hija Alejandra (mi Ratón).

Ambas tenían algo en común y esto era la vocación de dar lo máximo de ellas por los demás, pero con una diferencia: Bárbara, debido a una terrible enfermedad de esas que afectan al comportamiento, muy complicada de detectar y difícil de aceptar por quien la sufre, siempre acababa viciando la relación con la persona a la que tanto le había dado o de la que había recibido tanto. Alejandra no tiene ese problema, al revés, da sin esperar nada a cambio y disfruta con ello.

Tanto es así que con sus escasos 22 añitos, mientras estudia trabaja en la universidad aportando sus aún pocos conocimientos de derecho a quienes más lo necesitan.

Alejandra es mi sobrina, pero también todo lo bueno de mi hermana.

YO

Quizás he sido, de origen, el menos solidario y comprometido con el mundo de todos, pero con los años he ido aprendiendo.

Si me conoces, seguramente ya conoces un poco mi crecimiento personal en los últimos años; si no, te invito a leer esta carta de bienvenida a mis lectores que voy actualizando año tras año.

Y aquí nos tenéis: uno que alimenta a quien se lo puede permitir, otro que alimenta a quien no puede, una que asesora legalmente a quien lo necesita y yo, que trato de aportar mi granito de arena cada día.

Gracias, padres, por tanto. Gracias por habernos dado lo más importante.

 

 

 

¡Comparte este artículo en las redes sociales!

Estimad@ Emprendedor/a, espero que este artículo te haya resultado útil. Si piensas que puede ayudar a otros te invito a compartirlo a través de cualquiera de estas opciones.

¡Recibe nuevos artículos en tu email!

Si te ha gustado este artículo puedes suscribirte y recibir en tu correo todas las novedades de mi blog


Acepto la Política de Privacidad
¡Suscríbeme!

 

¡Recibe en tu Whatsapp nuestros últimos artículos!

Añade a tus contactos el número +34609536809 y envía un whatsapp con tu nombre y la palabra ALTA JCH WEB.

2 Comentarios para “4 Hermanos que aportan al mundo y dos padres que lo hicieron posible”

  1. Javi dice:

    Te quiero bro.

Deja un comentario