Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más Información

28 de mayo de 2015 11

La teoría del millón de euros

Estimad@ Emprendedor/a,

Las semanas pasadas fallé en mi compromiso contigo de escribirte en este blog. Lo siento. Estaba despidiéndome de una amiga y reorganizando el hueco que deja.

En el post de hoy quiero explicarte una teoría que me aplico a mi mismo cada vez que, escudándome tras un “no puedo”, pienso en no hacer algo que creo que debería hacer.

No soy una persona a la que le guste el sensacionalismo y la imagen que voy a pegar a continuación puede ser tachada de tal.

hard life

Photo credit

Pero tras verla hace unos días en Facebook acompañada de el texto que ves en ella me hizo pensar.

Pensar en que tu y yo podemos hacer muchas cosas que decimos que no podemos. Pensar que personas como las de la fotografía realmente no pueden. Pensar que nuestra excusa habitual suele ser “mi vida ya es complicada de por sí”, “tengo mucho lío”…

Recuerdo la primera vez que me cuestioné cuan dura era mi vida. Fue hace unos años, yo estaba pasando por un divorcio que siguió a un despido previo. Mi vida en ese momento era “muy dura”. Entonces, casualmente, mantuve una conversación con un familiar muy cercano. Una persona cuyo día a día está rodeado de verdaderas catástrofes humanas. Me preguntó que tal me iba sin saber nada a cerca de mis últimos acontecimientos y yo le conté mi historia y en seguida le pregunté por su vida. En su respuesta me contó que había estado en El Salvador sacando cadáveres de unos terribles terremotos que hubo durante esas fechas y contándome una historia relacionada con un padre, parte de los cadáveres de su mujer y de su hija y una cara de desesperación e incertidumbre.

Ese momento marcó mi vida. Desde ese momento me dije a mi mismo que no tenía derecho a estar triste y mucho menos a decir “no puedo”.

Fue entonces cuando empecé a plantearme la que denomino “Teoría del millón de Euros”.

Cada vez que estoy con alguien que me dice “no puedo”. Cada vez que yo mismo creo que no puedo con algo lanzo la siguiente pregunta: “¿Si, por hacerlo, alguien te ofreciera ahora mismo un millón de euros lo harías?”. Aquí es donde empezamos a cuestionarnos si es un “no puedo” o realmente es un “no quiero”.

Mi mensaje para este post es el siguiente:

Si puedes y tu vida no es tan dura como lo haces parecer

¡Comparte este artículo en las redes sociales!

Estimad@ Emprendedor/a, espero que este artículo te haya resultado útil. Si piensas que puede ayudar a otros te invito a compartirlo a través de cualquiera de estas opciones.

¡Recibe nuevos artículos en tu email!

Si te ha gustado este artículo puedes suscribirte y recibir en tu correo todas las novedades de mi blog


Acepto la Política de Privacidad
¡Suscríbeme!

 

11 Comentarios para “La teoría del millón de euros”

  1. Angel Garcia Butragueño dice:

    Jaime, de nuevo gracias por compartir tus reflexiones.

    Te dejo una más:

    ¿ qué podríamos hacer por los demás sin esperar nada a cambio ?

    Podríamos construir un mundo mucho más humano, sin conflictos.

    Ese es el reto.

    No dejes de compartir tus pensamientos con nosotros.

    Un abrazo.

  2. Ángel,

    En este post trato de conseguir algo mucho más fácil: conseguir que la gente haga cosas para si mismos. Tu planteas algo mucho más difícil y me encanta que lo hagas.

    Otra reflexión: ¿Piensas que es posible conseguir que la gente haga lo que planteas tu sin que estos previamente hayan dado el paso que planteo yo?

    No dejes de pasarte por aquí.

  3. Jacobo López-chicheri dice:

    Buena reflexión jaime,tienes toda la razón.Hay momentos en la vida en que no miramos más allá y tan sólo nos fijamos en ese puntito negro que encontramos en el camino,haciéndonos caer en el pensamiento de cuán desafortunados somos.Y parece mentira que nos tengamos que dar cuenta de lo afortunados que somos cuando sucede una catástrofe en algún lugar.Deberiamos aprender a valorar más la vida.Saludos

  4. Lo que está claro Jaime es que la queja no conduce a ninguna parte.
    Me siento un “privilegiado” y mirando esa foto ni te cuento. Pero esto, como sabes, es una disposición de ánimo.
    A veces las cosas pueden enturbiarse tanto que no ves luz alguna en el camino.
    He aprendido mucho más de mis fracasos y mis errores que de mis frágiles victorias.
    El camino se hace andando. Debemos aprender a conocernos: introspección.
    Hay quién necesita tener todas las respuestas para lanzarse al vacío y quién con apenas las necesarias se lanza para redescubrirse a sí mismo. En fin, la vida marca tiempos pero aún en la incertidumbre tenemos cotas para la acción, lo suficiente como para no solo quedarte en los sueños.

    • A ninguna, totalmente de acuerdo. Yo soy de esos que han tardado en ver esto que cuento en este post. Ahora lo he visto y espero no perder nunca esta perspectiva. Gracias por leerme y hacer que mi trabajo tenga sentido.

  5. Blanca Chicheri dice:

    Hola Jaime, esto me recuerda a la peli de Demi Moore y Robert Redford “Indecent Proposal”. Si no hay pasta de por medio…(aunque yo en el caso de la peli lo haría gratis).
    La foto es para tenerla siempre en mente y dejarnos de tonterías. Creo que hoy en día es muy difícil que la gente haga cosas por los demás sin obtener nada a cambio. Yo sólo lo hago por mi familia. Me gustan mucho tus posts y te sigo.
    Un beso.

    • Hola Primita,

      Por ahí van los tiros. Casi todos tenemos un precio. Yo me he vendido barato en ocasiones y no dudo que me volverán a templar las piernas ante ofertas que no debería aceptar y caeré.

      Espero que nos veamos más por aquí!

  6. Eduardo dice:

    Hola Sr. Jaime,

    Buena teoria jejeje, es totalmente cierta.

    Un abrazo.

  7. Angel Garcia Butragueño dice:

    Hola Jaime.

    Tienes razón, primero hacer algo por uno mismo, y después hacer algo por los demás.

    Aunque es verdad que hay mucha gente, a la que admiro, que pone en primer lugar a los demás, y se olvidan de ellos mismos, muchos misioneros que están en esos países donde están tomadas esas fotos.

    Pero volviendo a tu punto, dejemos las quejas a un lado, y hagamos todo lo que está a nuestro alcance.

    Somos unos privilegiados.

    Jaime, yo me pongo como meta tener algún día “complaint free”, es un buen método.

    Un abrazo.

Deja un comentario