Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más Información

14 de marzo de 2016 7

Todas las mañanas vuelo como Supermán y ando sobre la luna

Dejo claro, en primer lugar, que no me he vuelto loco. Lo que no tengo tan claro es que, teniendo en cuenta lo que estoy a punto de contar en este post, no esté un poco torcido de nacimiento.

¿Es una metáfora lo que voy a contar? No, desde hace unos meses todas las mañanas vuelo como Supermán y ando sobre la luna.

He descubierto que el ser humano tiene un gran problema; se empeña en pasar mucho tiempo con otras personas o haciendo multitud de cosas para mantenerse ocupado pero no dedica mucho tiempo a estar consigo mismo y a conocerse por dentro.

Este blog, en el que reflexiono mucho sobre mis actos, hábitos, éxitos, fracasos y asuntos varios (si me lees de vez en cuando sabrás un poco por donde voy) me está ayudando a conocerme mucho. En él escribo cosas que me hacen reflexionar y actuar en consecuencia (antes solo reflexionaba pero no actuaba).

Sin ir más lejos, este post es fruto de una reflexión que hice en septiembre sobre mi jornada laboral de 15 horas. ¡15 horas! me gusta mucho mi trabajo pero me he dado cuenta de que éste me estaba generando dependencia, como si de una droga se tratase.

Entonces decidi volver a retomar aquellos hábitos que me habían devuelto a la vida pero en esas dos horas que dedicaba todas las mañanas a hacer deporte hice dos pequeños cambios:

HACER REALIDAD MI SUEÑO DE VOLAR

Nadaba diariamente 2 kilometros en una piscina de 20 metros. Cuando tienes cierta experiencia nadando esto se te hace muy pequeño y a mi, dar tanta vuelta (100 giros en 35-40 minutos), llegaba a marearme y aburrirme. De hecho este fue uno de los principales motivos que me llevó al sedentarismo: la rutina aburrida (hay rutina que no lo es).

Entonces decidí que cada x vueltas – en el momento del impulso – en lugar de hacer técnica (poner posición de flecha y ondear el cuerpo para ofrecer la mínima resistencia al agua y hacer que esta juegue e mi favor) iba a soñar. Soñar esos 2-3 segundos que dura este impulso en ser Supermán cerrando los puños y haciendo algún giro.

Vale, no vuelo realmente pero ¿hay algo más parecido?. No te conozco pero, si queda algo de niño en ti (quien me conoce sabe que aún no he llegado a crecer del todo y es algo que me encanta), deberías dejarlo salir. Solo hay que creer en algo para hacerlo real.

ANDAR SOBRE LA LUNA 

Tengo la suerte de tener un pequeño SPA en el gimnasio en el que nado. A las 7:50-8:30 (horario en el que suelo nadar) no suele haber nadie. Es entonces cuando me pongo mis gafas, mi tubo de bucear (recomiendo uno frontal) y me sumerjo en el SPA y pienso, reflexiono, ideo y hablo conmigo mismo mientras me impulso con los dedos gordos de los pies y voy dando pequeños saltos.

Sin haber estado en la luna creo que la sensación no debe ser muy diferente. Si tu piensas que lo es ¡no me lo digas! prefiero seguir viviendo en este mundo de fantasía.

Sin ir mas lejos este es uno de los muchos posts que se me ha ocurrido “volando” o andando sobre la luna. La mayor parte de mis ideas y proyectos han salido de ahí.

¿DEBO ENTONCES HACER FRIKADAS COMO JAIME?

Debes buscar la manera de encontrarte con quien eres, con quien has sido y entre los 3 pensar qué puede ayudarte a convertirte en quien quieres ser.

Termino este post con una pequeña lágrima de emoción, si he despertado algún sentimiento en ti házmelo saber.

¡Comparte este artículo en las redes sociales!

Estimad@ Emprendedor/a, espero que este artículo te haya resultado útil. Si piensas que puede ayudar a otros te invito a compartirlo a través de cualquiera de estas opciones.

¡Recibe nuevos artículos en tu email!

Si te ha gustado este artículo puedes suscribirte y recibir en tu correo todas las novedades de mi blog


Acepto el Aviso Legal
¡Suscríbeme!

7 Comentarios para “Todas las mañanas vuelo como Supermán y ando sobre la luna”

  1. diego dice:

    Jaime, el día que quieras volar de verdad nos vamos jutos a hacer vuelo en Velero en Segovia, y podrás volar junto a las rapaces de nuestra bonita sierra. Lo único que en a piscina tendrás que nadar con los brazos en cruz para imitarlas…

    Eres grande Jaime, me ha encantado tu post.

  2. Txiki dice:

    Siempre serás un niño dentro de un “cuerpazo” un abrazo!

  3. S. Guadiana dice:

    Hola Jaime, ya te comenté en alguna ocasión que tengo conocimiento de tus escritos, publicaciones y exitosos proyectos por ser lectora fiel y afectuosa seguidora de tu padre, pero que no suelo profundizar en ellos porque parto de la base (no deja de ser un prejuicio)de que no es mi terreno. En este caso te he leído con calma y me ha encantado. Aquí no se trata de ser emprendedor, se trata de ser persona y tomar las riendas de tu vida y repito, me ha encantado. Te felicito por esa relación que estás estableciendo contigo mismo, por profundizar en ella, por identificarte y reconocer tu parte de niño (parte de nosotros mismos que todos tenemos o deberíamos preservar e identificar y ,sin duda, debemos cuidar porque suele ser lo mejor de cada uno y a fin de cuentas como “de niño” que es, es la que debe crecer). Así que como me siento identificada en esta pequeña parte y me ha encantado como lo valoras y lo compartes, quiero felicitarte por ello y darte las gracias por habérmelo recordado en tiempos turbulentos que me están provocando zozobra en ese ámbito. No quiero perder mi pequeño ser por culpa del mundo exterior y de sus exigencias y contrariedades. Gracias y de nuevo, felicidades.

Deja un comentario